Posts Taged email-marketing

MARKETING DE AFILIACIÓN FOR DUMMIES I

Querido User Lover, ¿te gustaría generar notoriedad en Internet, crear contactos y clientes y fidelizarlos? Hoy voy a hablarte de una herramienta poco conocida que te permite lograr todo esto: el marketing de afiliación.

Te preguntarás en qué consiste, ¿verdad? ¡Es muy sencillo! Es una herramienta que permite a las empresas anunciantes poner a disposición de los afiliados sus productos para fomentar las conversiones. Por ejemplo, una compañía que quiere dar a conocer sus productos, además de utilizar los medios más tradicionales como la publicidad o el marketing de contenidos, también ofrece a usuarios de Internet con capacidad de influir sobre los potenciales clientes de sus productos que sean embajadores de la marca a cambio de una comisión sobre las ventas que les faciliten.

Esto permite a los anunciantes pagar solo si se producen resultados, evitando costes fijos de publicidad y sobrecostes que impidan rentabilizar el negocio.

Por tanto, podríamos diferenciar dos tipos de perfiles:

Anunciante: cualquier empresa puede realizar una campaña de marketing de afiliación. Al ponerla en marcha, el anunciante podría tener los siguientes objetivos:

  • Incrementar la base de datos de usuarios registrados.
  • Conseguir visitas al sitio web.
  • Impactar en el máximo número de personas para un lanzamiento.
  • Aumentar las ventas.

 

Afiliado: su objetivo es generar los máximos ingresos posibles a través de las campañas de afiliación en las que participe. Así, de entre todos los anunciantes disponibles para la realización de campañas, deberá seleccionar los que estén más alineados con sus contenidos y los que les proporcionen mejor ratio de ingresos por visita.

Aquí juega un papel muy importante la red de afiliación, que es una plataforma que actúa como intermediario entre ambos; anunciante y afiliado. Su principal función es mediar entre los actores, añadir valor y verificar las transacciones que se produzcan durante la campaña. En este sentido, el programa de afiliación define los términos de contrato y también las comisiones que lograrán los afiliados por las conversiones que se consigan a partir del tráfico generado desde sus sitios web.

En definitiva, los asociados no representan un coste fijo al anunciante, como sí lo son los representantes comerciales y, además, solo cobran cuando se produce la conversión, entendiéndola desde la generación de tráfico hasta el incremento de ventas.

TIPOS DE MARKETING DE AFILIACIÓN

  1. Páginas web. Personas que publican sitios web sobre contenidos específicos que permiten que algunos anunciantes puedan contactar con su público objetivo.
  2. Cashback, reparto de ingresos con los usuarios. Se cuenta con una base de datos de usuarios registrados con los que los afiliados reparten las comisiones por las acciones conseguidas.
  3. Pago por clic. Los afiliados realizan campañas SEM en los buscadores y entregan el tráfico obtenido a los anunciantes.
  4. E-mail marketing. Se basa en la cesión de datos de usuarios registrados que están interesados en recibir promociones relacionadas con el producto que ofrece el comerciante. La principal ventaja que tiene este sistema es la posibilidad de segmentación de esa base de datos. El tipo de comisión más utilizado es el coste por mil impresiones (CPM), aunque también serán importantes las conversiones en lead o venta.
  5. Corregistros. Aquellos que se encuentren interesados en las ofertas de varias empresas pueden suscribirse en el boletín de un afiliado. El usuario acepta recibir publicidad de un sector determinado.

 

Así, una vez que hemos decidido la estrategia y el tipo de campaña de afiliación para obtener los resultados esperados, solo queda ponerla en marcha. ¿A qué esperas, User Lover?

SUMA LAS CAMPAÑAS DRIP A TU ESTRATEGIA DE INBOUND MARKETING

¡Hola de nuevo, User Lovers! ¿Os acordáis de que hace unos meses os hablé del Inbound Marketing? Pues ahora vamos a ir un paso más allá hablando de un complemento a esta estrategia: las campañas drip.

Primero, refresquemos la memoria. Como ya sabréis, el Inbound Marketing es una estrategia totalmente opuesta al spam que tanto odiamos. El comportamiento de los consumidores ha evolucionado y, hoy en día, queda totalmente descartado perseguir al usuario con tácticas intrusivas. Por el contrario, en la actualidad, tratamos de crear contenidos que aporten valor para que sea el usuario el que venga a nosotros. Este contenido valioso para nuestro público puede difundirse a través de diferentes canales como las redes sociales, el blog o, el que nos incumbe para hablar de las campañas drip, el email.

¿Qué son las campañas drip?

Las campañas drip son la personalización llevada al extremo en el Email Marketing.  Se componen de un conjunto automatizados de emails que siguen un razonamiento lógico basado en las acciones realizadas por el usuario. ¿No te ha quedado claro? Te lo explico con un ejemplo práctico. Imagínate que comienzas una estrategia de email marketing en la que envías una newsletter en base a una segmentación hecha previamente acorde a los intereses de tu audiencia. Habrá quien abra ese contenido y quién no. A raíz de esos resultados, seguirás definiendo esta táctica. Puede que quien no haya abierto la newsletter sí pueda abrir un siguiente email con un ebook, lo que te llevará a definir qué contenido le interesa a ese usuario.

 

La campaña drip sirve para identificar estos comportamientos en tu público para que puedas enviarle vía email un contenido de valor hecho a su medida. De este modo, quien se interese por un contenido más visual, acabará recibiendo emails similares; mientras que, por el contrario, quien prefiera un contenido más didáctico, recibirá en su bandeja de entrada correos basados en ese interés. Y así sucesivamente, en un aprendizaje continuo de nuestra audiencia de la manera más individualizada posible.

 

Resumiendo, las campañas drip adaptan tu estrategia de email marketing en base a las interacciones del usuario con tu marca, teniendo en cuenta la tasa de apertura de tus correos electrónicos, la frecuencia de visita a tu sitio web o el interés que muestren por determinado producto o servicio.

Cómo crear tu campaña drip

Ahora que ya entendemos la teoría, pasemos a la práctica. ¿Cómo empezamos a crear nuestra campaña drip?

El primer paso, y el más importante, es identificar a tu público. Segmenta tu lista de contactos en subsecciones para acertar al máximo a la hora de enviar un contenido adecuado a cada miembro de tu target. Para hacerlo, podrás guiarte por las características de uso del contenido por tu público: frecuencia de visitas, clics en determinados artículos, etc. Cuanta más información tengas, ¡mejor!

A continuación, deberás definir a qué objetivo responde tu campaña. ¿Quieres una acción por parte de tu usuario? ¿Quieres que tu target te conozca mejor? Depende de la respuesta a estas preguntas, tendrás que construir un mensaje que te ayude a conseguir el objetivo que te hayas propuesto. Puedes testearlo previamente para asegurarte que el contenido que vas a incluir en tu email es el más adecuado.

Una vez superados estos pasos estarás preparado para comenzar a definir tu campaña. ¿Qué email vas a enviar a quién? ¿Cuándo lo vas a hacer? ¿Cada cuánto tiempo vas a volver a mandar los emails? Depende de a qué parte de tu público se lo quieras enviar o con qué fin, las respuestas a estas preguntas deberían ser diferentes. No puedes cometer el error de enviarle a un usuario un contenido que no se ajuste a sus características. Debes personalizar los correos que mandes al máximo.

Cuando tengas todos estos aspectos aclarados, ¡podrás empezar a lanzar tus emails! No te olvides de medir los resultados para poder estudiar cómo se está desarrollando tu estrategia y utiliza esta información para seguir personalizando tu contenido. Seguro que con paciencia y tiempo acabarás notando un incremento de tus leads y en el tráfico de tu página web.

¿A qué esperas para implantar las campañas drip?

 

 

Exprime al máximo tus Case Studies

Cualquier User Lover que se precie sabe que, hoy en día, los usuarios confían más en lo que dicen sus congéneres que en las bondades que predica la propia marca sobre su producto. De hecho, 9 de cada 10 consumidores buscan reseñas online sobre lo que van a comprar para asegurarse de que no tiran el dinero a la basura.

Los case studies son, por lo tanto, grandes aliados que debes tener en cuenta. ¿Sabes por qué? Porque te ayudan a establecer pruebas de que lo que estás ofreciendo es valioso, que de verdad soluciona un problema y resulta innovador y útil para tus usuarios.

 

¿Cómo puedes sacarle el máximo partido a tus case studies?

Los case studies son recursos muy versátiles que puedes utilizar para potenciar tus contenidos en diversos entornos:

 

En la página web de tu marca:

Es recomendable que, dentro de tu web corporativa, haya un espacio dedicado en exclusiva a los case studies que hayáis desarrollado. El nombre de la sección puede ser el que prefieras, pero debes asegurarte de que es fácil de encontrar.

También es muy importante que cuides la estructura de la sección: los desafíos iniciales a los que os enfrentasteis deben quedar muy claros en cada caso, al igual que los objetivos que se perseguían, el proceso que se ha seguido en cada caso y los resultados que se han obtenido.

De igual forma, puedes brindar a los usuarios la oportunidad de encontrarse con alguno de tus case studies de éxito en la página de inicio de tu web o en alguna landing page de especial relevancia. Si además consigues que, cuando se muestre a los usuarios, sea de forma personalizada, ¡mejor que mejor!

Tampoco puedes dejar escapar la oportunidad de aprovechar tus case studies para generar nuevos artículos para tu blog o vídeos que atraigan la atención de tus usuarios. Recuerda que, cuanto más visual sea el formato que elijas para mostrarlo a tus clientes, ¡mejor que mejor!

Incluso si te atreves con ventanas emergentes dentro de tu site (que sean discretas y no demasiado intrusivas), puedes probar con un CTA estratégicamente situado en alguna de las páginas de producto para mostrar sus bondades con un case study.

 

En entornos online externos:

Además de compartir tus case studies en las redes sociales de la empresa, también puedes utilizarlos dentro de tu estrategia de email marketing.

Los case studies son especialmente interesantes para este entorno cuando se tiene una lista de clientes bien segmentada, ya que permite afinar al máximo el envío si tenemos suficientes opciones (ya sea un mail que solo contenga el case study elegido o una newsletter donde se incluya). De igual forma, mostrando un caso exitoso a clientes con los que la relación se ha enfriado puede volver a atraerlos de nuevo.

Es curioso, pero te damos una idea que puede atraer la atención de tus receptores de correo electrónico: añade el enlace a un case study especialmente relevante en la tu firma.

No creas que los case studies funcionan solo en entornos digitales: tu equipo de ventas y/o comerciales pueden aprovecharlos para promocionar el valor de determinados productos o servicios. E incluso puedes utilizarlos en la formación de los nuevos trabajadores que contrates.

 

Para la captación de leads:

Los case studies no solo sirven para enseñarlos: puedes aprovecharlos para crear otros productos que generen interés en los usuarios, como ebooks o plantillas. También son muy útiles como parte del temario de los seminarios webs (webinars) que ofrezcas.

Es especialmente interesante la creación de una base de datos donde se guarden todos los case studies que hayáis generado. De esta forma, siempre podrán tenerse a mano para realizar presentaciones o demostraciones a clientes y potenciales clientes.

Otra buena opción es la creación de SlideShares con tus case studies: no solo podrás conseguir un buen posicionamiento si los trabajas bien, sino que también accederás a un buen número de usuarios habituales de esta plataforma.

Como has podido comprobar, un solo case study tiene multitud de posibilidades, por lo que te recomiendo que los trabajes de forma habitual. Sé que supone un esfuerzo de investigación y creatividad, pero te aseguro que merecerá la pena.