Artículos Blog

SUMA LAS CAMPAÑAS DRIP A TU ESTRATEGIA DE INBOUND MARKETING

By octubre 16, 2018 No Comments

¡Hola de nuevo, User Lovers! ¿Os acordáis de que hace unos meses os hablé del Inbound Marketing? Pues ahora vamos a ir un paso más allá hablando de un complemento a esta estrategia: las campañas drip.

Primero, refresquemos la memoria. Como ya sabréis, el Inbound Marketing es una estrategia totalmente opuesta al spam que tanto odiamos. El comportamiento de los consumidores ha evolucionado y, hoy en día, queda totalmente descartado perseguir al usuario con tácticas intrusivas. Por el contrario, en la actualidad, tratamos de crear contenidos que aporten valor para que sea el usuario el que venga a nosotros. Este contenido valioso para nuestro público puede difundirse a través de diferentes canales como las redes sociales, el blog o, el que nos incumbe para hablar de las campañas drip, el email.

¿Qué son las campañas drip?

Las campañas drip son la personalización llevada al extremo en el Email Marketing.  Se componen de un conjunto automatizados de emails que siguen un razonamiento lógico basado en las acciones realizadas por el usuario. ¿No te ha quedado claro? Te lo explico con un ejemplo práctico. Imagínate que comienzas una estrategia de email marketing en la que envías una newsletter en base a una segmentación hecha previamente acorde a los intereses de tu audiencia. Habrá quien abra ese contenido y quién no. A raíz de esos resultados, seguirás definiendo esta táctica. Puede que quien no haya abierto la newsletter sí pueda abrir un siguiente email con un ebook, lo que te llevará a definir qué contenido le interesa a ese usuario.

 

La campaña drip sirve para identificar estos comportamientos en tu público para que puedas enviarle vía email un contenido de valor hecho a su medida. De este modo, quien se interese por un contenido más visual, acabará recibiendo emails similares; mientras que, por el contrario, quien prefiera un contenido más didáctico, recibirá en su bandeja de entrada correos basados en ese interés. Y así sucesivamente, en un aprendizaje continuo de nuestra audiencia de la manera más individualizada posible.

 

Resumiendo, las campañas drip adaptan tu estrategia de email marketing en base a las interacciones del usuario con tu marca, teniendo en cuenta la tasa de apertura de tus correos electrónicos, la frecuencia de visita a tu sitio web o el interés que muestren por determinado producto o servicio.

Cómo crear tu campaña drip

Ahora que ya entendemos la teoría, pasemos a la práctica. ¿Cómo empezamos a crear nuestra campaña drip?

El primer paso, y el más importante, es identificar a tu público. Segmenta tu lista de contactos en subsecciones para acertar al máximo a la hora de enviar un contenido adecuado a cada miembro de tu target. Para hacerlo, podrás guiarte por las características de uso del contenido por tu público: frecuencia de visitas, clics en determinados artículos, etc. Cuanta más información tengas, ¡mejor!

A continuación, deberás definir a qué objetivo responde tu campaña. ¿Quieres una acción por parte de tu usuario? ¿Quieres que tu target te conozca mejor? Depende de la respuesta a estas preguntas, tendrás que construir un mensaje que te ayude a conseguir el objetivo que te hayas propuesto. Puedes testearlo previamente para asegurarte que el contenido que vas a incluir en tu email es el más adecuado.

Una vez superados estos pasos estarás preparado para comenzar a definir tu campaña. ¿Qué email vas a enviar a quién? ¿Cuándo lo vas a hacer? ¿Cada cuánto tiempo vas a volver a mandar los emails? Depende de a qué parte de tu público se lo quieras enviar o con qué fin, las respuestas a estas preguntas deberían ser diferentes. No puedes cometer el error de enviarle a un usuario un contenido que no se ajuste a sus características. Debes personalizar los correos que mandes al máximo.

Cuando tengas todos estos aspectos aclarados, ¡podrás empezar a lanzar tus emails! No te olvides de medir los resultados para poder estudiar cómo se está desarrollando tu estrategia y utiliza esta información para seguir personalizando tu contenido. Seguro que con paciencia y tiempo acabarás notando un incremento de tus leads y en el tráfico de tu página web.

¿A qué esperas para implantar las campañas drip?