Artículos Blog

La empatía. La reina del Marketing Digital

By febrero 9, 2018 julio 3rd, 2018 No Comments

Todas las marcas están desesperadas por llevar a cabo la transformación digital de sus modelos de negocio y piensan que para abordarla tienen que llevar a cabo una fuerte inversión en tecnología. Esta forma de pensar no podría estar más equivocada, pues la transformación digital tiene más que ver con las personas que con la tecnología. Para abordar este proceso de cambio, lo que verdaderamente necesitan las empresas es un cambio de actitud en las personas de la organización, en su capacidad para adaptarse a los cambios.

La empatía, clave en la transformación digital del negocio.

Todo lo que hacen las marcas lo hacen para acercarse más y mejor a sus consumidores, a fin de que estos les compren sus productos y servicios. Consideran pues, que con la innovación será suficiente, pero no se dan cuenta de que lo que de verdad necesitan es empatía. La empatía es la clave, la reina de la baraja, el eje por el cual deben abordar la transformación digital. Porque todo se reduce a eso: a conectar con los usuarios, a comprender sus emociones.

El modelo User Centric, la estrategia de la empatía.

Desde siempre las marcas se han construido en torno a sus productos. El modelo de negocio que mejor funciona hoy en día es el que se centra en los usuarios. Ser User Centric es un must para la estrategia digital de toda marca, porque es a través de los usuarios y no de los productos el modo en el que las marcas podrán construir relaciones comerciales más duraderas y exitosas, además de poder ofrecerles así los productos y servicios que mejor se adaptan a sus necesidades. Es indispensable optimizar la relación de oferta y demanda y eso pasa por conocer cómo se sienten los usuarios para así evitar ofrecer un producto que no encaja con el cliente y que entonces nos venga con la típica pregunta de “¿y esto para qué lo quiero yo?”.

Cómo convertirnos en la mejor opción para nuestros usuarios.

Para convertirnos en la mejor opción para nuestros usuarios necesitamos dos cosas:

  • Construir una propuesta de valor diferencial. La mejor manera de ser diferentes es haciendo las cosas de forma diferente. Un cambio de actitud es el principio para poder volvernos disruptivos en un mercado saturado por marcas que desean ser diferentes pero que no llegan a serlo porque se imitan mucho las unas a las otras. No seamos emuladores; seamos inspiradores. Inspirémonos para inspirar.
  • Definir nuestro storytelling. ¿Cuál es nuestro discurso? Tenemos que tener muy claro lo que queremos decir, cuándo decirlo y por qué decirlo. Decir las cosas por decirlas no funciona. Tenemos que saber justificar cada acción.

No solo importa el producto que ofrecemos, sino también a quién se lo ofrecemos y cómo se lo ofrecemos. Como veis todo cuenta, queridos User Lovers, y la mejor estrategia que podemos llevar a cabo depende directamente de que conozcamos o no quién son nuestros usuarios.

Recordad que las reglas del marketing digital cambian drásticamente de un año para otro, pero lo que no debe de cambiar es vuestra labor para con vuestros usuarios. El paradigma del consumidor de hoy consiste en que no le interesa que le vendamos nuestros productos; lo que el consumidor quiere es comprarnos, es tener el control y poder decidir por sí solo qué quiere en cada momento. O, al menos, tener la sensación de control de cada situación de compra. Esta sutileza en la estrategia digital la debemos abordar con un buen plan de Inbound Marketing que dependerá casi exclusivamente de nuestra capacidad para seducir y atraer al usuario hacia nuestro círculo de venta, esto es, llamarle la atención para que éste decida por sí solo que nuestra producto o servicio es la mejor opción existente en el mercado. Para entendernos, no le vayamos a decir al cliente eso de “¡Cómprame, cómprame!”, porque no funciona.

El marketing digital es como un enorme castillo de naipes y la empatía es la reina de la baraja. No lo olvidéis, User Lovers. Para vender nuestros productos necesitamos conectar con nuestros usuarios. Ganémonos primeros su empatía y entonces nos ganaremos su bolsillo.