Artículos Blog

¿ES LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EL FUTURO DEL MARKETING DIGITAL?

By octubre 9, 2018 No Comments

Todos hemos oído hablar de la Inteligencia Artificial y, de alguna manera, estamos viviendo en primera persona los avances que esta tecnología está incorporando en nuestro día a día, mirando algunos con recelo. En el mundo del marketing, que es el que más nos interesa a los User Lovers, la IA también está teniendo su impacto. Por ello, cabe preguntarse, ¿cómo nos va a afectar esta materia como profesionales?

Como ya sabréis, la Inteligencia Artificial es la disciplina científica que se ocupa de crear programas informáticos que ejecutan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje o el razonamiento lógico. Esta materia lleva más de 50 años desarrollándose y tuvo su consagración en 1997 -algunos lo recordaréis- cuando la computadora Deep Blue, diseñada por IBM, ganó al entonces campeón del mundo de ajedrez, Gary Kasparov. Desde ese momento, las aplicaciones de esta tecnología se han centrado en sectores más centrados a las tareas organizativas, el mundo de las finanzas o el de los juegos. Sin embargo, su rápido desarrollo ha podido extender su utilidad a otras parcelas profesionales e incluso al ámbito doméstico gracias a la evolución de disciplinas como la robótica o la neurociencia. Y, como comentaba, el Marketing es una de ellas.

 

Aplicaciones en el Marketing Digital

Aunque algunos vivan con cierta desconfianza la automatización de las tareas, no nos queda otra que adaptarnos a esta nueva coyuntura y abrazar los avances que nos trae la IA, facilitándonos nuestro trabajo. En nuestra disciplina, la Inteligencia Artificial resulta realmente útil a la hora de la recolección de información para luego aplicarlo a las necesidades del cliente. Algunos ejemplos de aplicación de esta tecnología al Marketing Digital serían:

  • Híper-personalización. Ya es una realidad que la IA puede ayudarnos a ajustar la oferta y la promoción a un usuario en concreto para hacerle llegar un contenido más afín a sus necesidades. Pensemos por ejemplo en los algoritmos que nos recomiendan productos o servicios según los comportamientos, actitudes o preferencias que hemos tenido anteriormente en una plataforma o app.
  • Atención al cliente. Os sorprenderá saber que en menos de dos años se espera que el 85% de las relaciones de atención a cliente se realicen sin interacción humana. De hecho, estamos viviendo el surgimiento y popularización de los chatbots, esos programas que resuelven dudas y problemas a los usuarios como si fuesen una persona, de una manera totalmente natural gracias a la IA.
  • Automatización del Email Marketing. La Inteligencia Artificial puede aumentar la rapidez, eficacia y los resultados de esta estrategia de marketing para mejorar el ROI. Con esta tecnología conseguiremos resultados más personalizados que tendrán mejores resultados en nuestras campañas.
  • Búsquedas por voz. Es una de las tecnologías de la IA que ya han incluido importantes compañías en sus productos. Con esta nueva funcionalidad cambian también las estrategias de SEO y, por lo tanto, hay que estar más al día que nunca para seguir atrayendo tráfico desde los asistentes personales virtuales.

 

¿Cómo nos adaptamos los profesionales del Marketing Digital al terremoto de la IA?

Estaréis pensando que, si la Inteligencia Artificial ya se encarga de tareas que vosotros mismos realizáis en vuestro día a día, ¿qué podéis aportar vosotros como profesionales? Sobre el impacto de la IA en el mundo de la empresa tuve una charla con Raquel Roca, directora del Máster Gestión del Talento en la Era Digital. Como experta en la materia, Raquel comentaba que, con la inclusión de la IA en el mundo laboral, está cambiando el concepto del trabajo y de ser profesional. Esta tecnología está eliminando de nuestras agendas las cargas más pesadas y sistemáticas, pero también está eliminando la necesidad de tener personas en puestos de trabajo que se encarguen de esas tareas. Por ese motivo, para adaptarnos al rápido cambio del entorno profesional y las herramientas digitales que usamos, debemos estar en constante evolución y potenciar nuestra propia creatividad y empatía.

Para no perder contra la máquina, como le pasó a Kasparov, debemos encontrar aportaciones de valor propias como profesionales en las que la interpretación empática de la información sea una variable importante. Ese será nuestro valor añadido como profesionales.