Artículos Blog

Aprendamos a caer de pie.

By mayo 25, 2017 julio 3rd, 2018 No Comments

¿Cuántas veces puedes caer a lo largo de tu vida? ¿Sabes caer de pie?

 

Estuve hace poco en una comida privada con María Benjumea, Presidenta y Fundadora del South Summit, el evento de emprendimiento más importante de España. Y fue muy interesante poder hablar con ella para conocer su visión de emprendimiento.

Llegué al evento dispuesto a hacer contenido digital en Real Time, algo poco dado todavía en España, quizás porque no lo tengan perfectamente asimilado. Me llevé la cámara para grabarlo todo en directo porque prefiero pedir perdón a pedir permiso en temas de marketing e innovación. Siempre digo que tenemos que ser valientes y arriesgar por los cambios.

De la charla con María me he quedado con varios tips, pero primero con la energía que transmite, la pasión y alegría que inculca, algo vital en cualquier profesión. Tips interesantes como:

  • ¿En España hay dinero para emprender? Rotundamente sí. Con el matiz de que en España los inversores son bastante conservadores por regla general.
  • Hay que trabajar bien los números de tu plan de negocio para ser completamente veraz, creíble.
  • Emprender es una cosa de personas, por lo que el equipo, el talento, es crítico. Se deben encontrar y reunir a personas que tengan esa capacidad y el talento necesario para sacar el proyecto adelante, porque es algo que los inversores miran muchísimo: saber si vais a ser capaces de ejecutar el proyecto.
  • Hay que saber elegir a tus compañeros de viaje, esto es, al equipo, pero también saber sustituirles cuando no funcionan. Puede sonar duro, pero si una persona no cuadra o no encaja ni congenia con tu equipo, si no hay química, hay que ser valientes para sustituirles.
  • En emprendimiento es vital trabajar el networking de forma solidaria. Piensa que el que ya ha emprendido ha pasado por los problemas que tú vas a pasar, así que pregunta sin tapujos.

Para terminar, el mejor consejo que María Benjumea pudo ofrecer en esta comida privada fue sin lugar a dudas la actitud: marca la diferencia. Una persona con actitud derrotista jamás podrá emprender y tener éxito. Uno tiene que aprender a caer de pie, porque va a caer muchas veces, pero su fortaleza radica en la capacidad que tenga para levantarse de nuevo. Sacar una sonrisa y volver a intentarlo.